Biofilms: el enemigo invisible

Biofilms: el enemigo invisible


La higienización es mucho más que una cuestión estética; se trata de mantener nuestro entorno seguro mediante la limpieza. La suciedad puede entrañar riesgos para la salud, por lo que evitar su acumulación y eliminarla periódicamente es más importante de lo que pueda parecer.


Pero no sólo se trata de eliminar la suciedad, ya que en muchos casos podemos mantener un espacio limpio a simple vista, que en realidad está acumulando bacterias dañinas. Un ejemplo de esto lo tenemos con los biofilms, que aparecen con sigilo y cuanto más tiempo permanecen, más riesgo corremos.

Por ello, a continuación, explicamos qué son y cómo luchar contra este enemigo invisible.

 

 

¿Qué son los biofilms?


Los biofilms son un grupo de bacterias que se adhieren a una superficie, creando una comunidad entre sí. Entre éstas, puede haber bacterias patógenas o no; pero al unirse para colonizar nuevos espacios, fortalecerse y expandirse, el resultado siempre es peligroso.

 

¿Cómo se forman los biofilms?


Los biofilms se crean por la unión de bacterias y microbios, con ayuda de la humedad. Es decir, siempre que una superficie permanezca húmeda durante el tiempo suficiente, existe riesgo de creación de biofilm.


La creación de esta comunidad puede ser de forma activa. Por ejemplo, si el lugar es propicio para la vida de las bacterias, las que tienen capacidad de moverse, acudirán a ese lugar. En cualquier caso, lo más común es que los factores ambientales permitan la creación de la comunidad de forma pasiva (sólo se necesita humedad, temperatura y tiempo).

 

¿Dónde se forman los biofilms?

Hay más probabilidades de que se forme biofilm si la fuente de nutrientes para las bacterias es recurrente. Es decir, en lugares donde se manipulan alimentos, restos de comida y/o el nivel de humedad es estable.

La superficie a colonizar es indiferente siempre que las condiciones atmosféricas sean propicias, pero existen algunos materiales más propensos como el aluminio, el vidrio o el acero inoxidable.

 

¿Qué peligros conllevan la aparición de biofilms?

El riesgo del biofilm es la capacidad de protección que tiene la unión de las bacterias. La unión hace la fuerza y formar parte de un biofilm hace más resistente a bacterias como la listeria, la salmonella o el bacillus.

Otro riesgo es la capacidad de expansión. Cuanto más grande es el biofilm, más propenso a agrandar y colonizar nuevos espacios, aumentando el riesgo en espacios especialmente vulnerables.

El mayor peligro que conlleva la aparición de biofilms es la intoxicación de los alimentos. Dependiendo del tipo de bacterias que formen la comunidad, pueden provocar fiebre, gastroenteritis, dolor de cabeza, convulsiones, diarrea o incluso consecuencias más graves.

 

¿Cómo evitar la formación de biofilms?

La mejor opción siempre es la prevención. Por ello es recomendable la creación de un protocolo de limpieza y un análisis de los puntos críticos donde se pueden crear biofilms; especialmente en la industria alimentaria o en restaurantes.

La higienización profesional periódica es el único método eficaz para prevenir la creación de biofilms mediante técnicas avanzadas, material adecuado y productos de limpieza especializados.

 

¿Cómo eliminar los biofilms?

La eliminación de estas comunidades de bacterias es compleja. Aunque el uso de biocidas es altamente eficaz, pueden darse casos en los que la efectividad disminuye ya que acaban con la parte superficial del biofilm, mientras que las bacterias más protegidas por el resto, sobreviven.

Una vez más, ante el riesgo de contar con una comunidad bacteriana en nuestra casa o negocio, la opción más segura es recurrir a una limpieza profesional que emplee las técnicas más avanzadas en este campo; como la higienización con nanotecnología.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y obtener estadísticas de visita o usar el sistema de comentarios. Política de Privacidad