Limpieza con vapor: una solución ecológica y económica

Limpieza con vapor: una solución ecológica y económica

La limpieza con vapor está considerada como uno de los métodos de higienización más sostenibles. Principalmente porque es una técnica que respeta el medio ambiente y por norma general, es más económica que otras.

En el ámbito profesional, el vapor es un elemento muy utilizado en el día a día dado que ofrece acabados de alta calidad en tiempos reducidos y sin dejar olores. Sumado a los dos valores que indicábamos anteriormente, ésta es una técnica de higienización indispensable.

Los aparatos de limpieza a vapor, además, pueden ser fácilmente complementados por otros accesorios que permitan la aspiración o abrillantado, de modo que prácticamente cualquier superficie puede ser tratada de esta forma, incluso las más delicadas o exigentes.

 

 

El vapor y la esterilización térmica

Las prestaciones de la higienización con vapor vienen dadas por dos elementos: calor y presión. A mayor presión, mayor calor y cuanto más alto sea éste, la higienización será más fiable.

Así, podemos encontrar equipos que pueden aplicar algo más de 100 °C y 4 bares de presión, hasta los aparatos profesionales que alcanzan los 200 °C y 20 bares para eliminar cualquier tipo de suciedad o amenaza para la salud.

 

 

 

Para una higienización de garantías se aconseja alcanzar los 150 °C de temperatura, que permite esterilizar la superficie sin dañarla, logrando una limpieza impecable. La acción bactericida y fungicida de la aplicación de vapor de una forma tan poco agresiva es difícilmente alcanzable por cualquier producto químico.

 

Una solución económica

La limpieza con vapor conlleva un gasto eléctrico que se ve ampliamente compensado por el ahorro de agua y la eliminación de productos que es necesario aplicar en otras técnicas de limpieza. Así, con un gasto limitado, se consiguen resultados perfectos eliminando moho, ácaros y otros microorganismos.

 

 

En circunstancias normales, la aplicación de vapor elimina la suciedad sin problema incluso entre rincones de difícil acceso, logrando una estancia químicamente limpia (sin detergente, desinfectante o sustancias biológicas). Por este motivo, es especialmente recomendable su uso en zonas de especial sensibilidad como las estancias de hospitales, restaurantes o industrias. Del mismo modo, en negocios con un riesgo mayor de presencia de bacterias como centros deportivos, spas, hoteles o transporte público; la utilización de vapor es siempre la solución idónea.

La completa inocuidad del sistema para la salud de las personas y la sostenibilidad del entorno, permite que se emplee en interiores. Incluso disponiendo de una débil ventilación, no supone ningún riesgo de toxicidad.

 

Limpieza con vapor: higienización y ahorro respetando el medio ambiente.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y obtener estadísticas de visita o usar el sistema de comentarios. Política de Privacidad